La música de mi alma

Estándar

La primera vez que tengo conciencia de haber descubierto la belleza del sonido del violonchelo es cuando mi marido eligió un disco de Pau Casals para que mi hija se relajara y pudiera dormir.

Era un disco recopilación que habían regalado con un equipo de música. Esas colecciones de un poco de todo que venían acompañando a algunos aparatos para su promoción.

Es curioso como la casualidad hace que descubra nuevas sensaciones que siempre han estado ahí y yo no he sido capaz de verlas con anterioridad.

Estos días, por una de esas casualidades de las que hablo, el sonido de ese instrumento que se me antoja salido del alma misma, no para de perseguirme.

Acabo de ver una película, “El solista” y su protagonista toca ese instrumento. Llevo unos días escuchando música clásica y la mayoría de las piezas, el instrumento protagonista es un violonchelo. O a lo mejor es que mi oído sólo le llama la atención ese sonido.

Tengo una amiga que le encantan las películas sobre cocina. Una de sus películas favoritas es el “Festín de Babette” y me puede recitar con absoluta literalidad todos y cada uno de los platos que se preparan en la película. Al mirarla mientras me lo cuenta puedo ver como en su imaginación es capaz de saborear todos y cada uno los alimentos que se presentan en la película.

Algo así me pasa a mi con el sonido del violonchelo. Estoy viendo una película y de repente mi oído se pone en modo de atención cuando oigo los primeros compases de una pieza con ese instrumento. Cuando vi la película japonesa “Despedidas” y aunque la historia y el desarrollo de la película eran de gran belleza, creo que la banda sonora con ese violonchelo fue lo que terminó de enamorarme.

Mi marido es un auténtico apasionado de la música y es el que me enseña con santa paciencia un poco de lo que sabe.

Es gracias a él que no fuera una casualidad la elección de aquel disco que acompañó los sueños de mi hija durante años, ahuyentando la soledad y el desamparo que a veces nos acompaña en el principio del sueño.

¿Por qué hablo de música hoy? Hace calor y se me ha puesto el alma almibarada.

Porque he leído que ese instrumento es el que tiene más parecido con la voz humana. Si mi alma tuviera voz, seguro que le pondría su sonido.

20130816-234939.jpg

About these ads

Un comentario »

  1. Si te gusta el chelo, te recomiendo esta maravilla. Oblivion por el Cuarteto Rastrelli. Está en YouTube

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s